viernes, 9 de marzo de 2012

Hombres y mujeres debaten sobre el sexismo en el lenguaje

Los medios de comunicación se hacen eco estos días del debate suscitado  a raíz de la publicación, el pasado domingo en El País, de un artículo del académico Ignacio Bosque, suscrito por 26 de los 46 miembros de la Real Academia de la Lengua Española.

Critica las propuestas de las guías de lenguaje no sexista publicadas por diversas instituciones en los últimos años porque, aunque no hay ninguna ilegalidad en ello, según él, “conculcan aspectos gramaticales o léxicos firmemente asentados en nuestro sistema lingüístico, o bien anulan distinciones y matices que deberían explicar en sus clases de Lengua los profesores de Enseñanza Media”. Considera, entre otras cosas, que no se debe confundir género con sexo y que, por tanto, no es sexista el uso genérico del masculino para aludir a hombres y mujeres.

El artículo completo puedes leerlo en:
 http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/02/actualidad/1330717685_771121.html

Al día siguiente de la publicación, en el mismo periódico deciden dar su opinión diez personalidades de la cultura, la política y la educación. Os mostramos, como ejemplo, una de las argumentaciones en contra de las aportadas por el académico:

“Nombrar algo o a alguien es darle presencia, visualizarlo. Mediante el lenguaje se nos llama y se nos ignora y todo ello condicionará la imagen de la realidad que nos construyamos y cómo la transmitiremos. Para existir, todo debe tener un nombre. La utilización sexista del lenguaje implica la invisibilidad de las mujeres, tanto de su presencia como de sus logros.”
(Inmaculada Montalbán, Presidenta de la Comisión de Igualdad del Consejo General del Poder Judicial)

Puedes, también, leer estas y otras opiniones en:
http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/04/actualidad/1330896843_065369.html

No sabemos qué habría sucedido si a lo largo de los casi trescientos años de existencia de la Real Academia de la Lengua Española no se hubiera vetado su ingreso en ella a grandes escritoras e intelectuales sólo por el hecho de ser mujeres (Emilia Pardo Bazán, Concepción Arenal, Gertrudis de Avellaneda, María Moliner), hasta que  Carmen Conde, en 1979, ocupó un sillón como académica por primera vez en la historia. Quizás hoy no habríamos encontrado ningún motivo para debatir sobre este tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que éste es un blog educativo y que debes respetar a todas las personas, ideas, etc.Por ese motivo los comentarios serán objeto de moderación.