sábado, 13 de diciembre de 2014

Análisis de la película "Barbarians" del Festival de Cine de Gijón


El alumnado de 1º de Bachillerato asistió el pasado 28 de noviembre, como viene siendo habitual desde hace años, al Festival Internacional de Cine de Gijón, en la sección Enfants terribles. En este caso, la proyección tuvo lugar en la Casa de Cultura de Avilés, en donde se produjeron varios cortes por problemas técnicos durante la misma, lo que ocasionó que terminara más tarde de lo previsto, impidiendo a los presentes mantener un coloquio con el director del largometraje, Ivan Ikic, que tenía que volar hacia Serbia al finalizar, pero al que tuvimos el honor de conocer cuando se presentó amablemente antes de dar comienzo la película, 

En clase de Lengua, comentamos y reflexionamos sobre el contenido de este largometraje, Barbarians, y el grupo de 1ºD pudo, así, realizar su personal análisis. Éstos son algunos de los textos de carácter argumentativo que escribieron:



La película Barbarians, estrenada en el año 2014 y dirigida por el director serbio Ivan Ikic, narra la historia de un adolescente de diecisiete años llamado Luka. Luka es serbio y forma parte del grupo de aficionados ultras del equipo de fútbol de su ciudad. Sin embargo, él es distinto a los demás miembros de este grupo. El contexto de esta película es Serbia nueve años después de la guerra de Kosovo (territorio que quería independizarse de Serbia, en contra de su voluntad general).
En mi opinión, la diferencia entre Luka y los demás jóvenes del violento grupo es que, aunque no sea capaz de darse cuenta, es demasiado inteligente y racional para obrar con la violencia y estupidez que caracteriza al conjunto. Aun así, al llevar desde temprana edad observando este tipo de conductas, las toma como normales, aunque en el fondo para él no tengan sentido. Incluso él en reiteradas ocasiones actúa de ese modo al ser arrastrado por el grupo. Su situación familiar es otra de las principales causas de su estado. Su padre abandonó a su madre, dejándola con sus hijos, hecho que ella oculta a Luka diciéndole que desapareció en la guerra. La mentalidad diferente de Luka queda patente en muchas partes de la película. Por ejemplo, uno de sus amigos durante un partido tira una piedra a un jugador de su propio equipo, por el simple hecho de ser negro, haciendo gala de lo poco que le importan el equipo y el deporte. Simplemente, lo agrede por diversión, y esto no entra en la cabeza de Luka. Cuando el grupo va, en teoría, a una manifestación contra la independencia de Kosovo, los demás jóvenes aprovechan el caos para robar zapatillas y ropa, mientras que Luka es el único que de verdad está interesado en la verdadera manifestación y sus motivos, y sale a manifestarse en solitario. Sin embargo, cuando el resto del grupo le propina una brutal paliza, Luka decide aceptar el castigo y volver con ellos.
Éste es el final de la película, que nos hace reflexionar sobre los valores de un grupo, la confianza que éste te da y la influencia que tiene éste sobre sus miembros.
                                            
                           Mateo Arellano Jiménez





Luka es un joven serbio que crece en un ambiente familiar destruido; su padre ha desaparecido y su madre es una completa irresponsable. Mientras, el país sufre el proceso de independencia de Kosovo, a la que muchos manifestantes acuden a quejarse por ello. Todo eso hace que nuestro protagonista esté situado en un ambiente violento, con amigos de lo más radicales y amantes del fútbol. Una serie de sucesos negativos cometidos por Lucka hacen que le echen del equipo. Pero no todo es pesimista, el protagonista es diferente, diferente a sus compañeros. La desaparición de su padre ha creado un sentimiento de cólera y un atisbo de esperanza crece en su interior. Sumado al amor hacia su “chica perfecta”, hace que Luka recapacite en muchos instantes y comprenda, por fin, que la efectividad del asunto no es la lucha, sino la acción de manifestarse directamente. Asimismo, el carácter documentalista de la visión de la guerra de Kosovo a través de un adolescente, crea una interesante trama que hace reflexionar sobre el cariño de los seres queridos, el racismo, la amistad y la brutalidad que existe en todo el mundo. Se nota, pues, cómo el autor quiere reflejar este tipo de ambientes y entornos conflictivos y bélicos, de manera muy gráfica y efectiva. 
                                                    
                                            Guillermo Rad García




        La película Barbarians, dirigida por el director serbio Ivan Ikic, se desarrolla en Kosovo en 2008, años después de la guerra civil por la disgregación del mismo de Serbia. Su pertenencia al séptimo arte nos hará ver una historia detrás de la cual existe una crítica o denuncia por parte del creador simultáneamente.
         Para comprender el largometraje, después de habernos situado, se deben analizar las escenas que, aparentemente, no tienen ninguna relación en el conjunto del argumento, si bien los cortes accidentales de la reproducción pueden dificultarlo. La película muestra cómo el protagonista se mete en multitud de problemas, llegando, incluso, al juzgado, por diversas razones: racismo, amor, pertenecia a un grupo de “hooligans” violentos…    
         En definitiva, su vida es muy triste, ya que, incluso, carece de afecto familiar. Sin embargo, hay algo que lo distingue de su grupo, y es que él se plantea por qué hace esas cosas, lo que deja entrever un poco más de cordura que el resto. Llegado el caso, hará todo lo posible para conocer a su padre, pero al descubrir el mínimo interés de éste por su familia, decide regresar a sus costumbres usuales, siendo el final de la película un final abierto.
         Se trata de un largometraje puramente narrativo, donde el cámara se limita a grabar a los personajes en determinados lugares, por lo que carece de efectos especiales o trabajo con ordenadores. Es una historia difícil de entender, al principio no veía relación alguna, y fue necesaria la explicación de un tercero para atar cabos y comprender el comportamiento del personaje. El idioma serbio de la película tampoco ayudaba, aun con subtítulos, así como los parones producidos por fallos del proyector. Sin embargo se trata de una película diferente y poco comercial, que tiene por objeto criticar en lugar de narrar. 
                                    
                          Daniel Peláez Sánchez



            
La película Barbarians, producida en 2014, es el primer largometraje dirigido por Ivan Ikic. Éste sólo había hecho documentales hasta entonces. Ha sido presentada en el Festival de Cine de Gijón en la sección “Enfants terribles”.             
Barbarians es una película ambientada en 2008 en medio del proceso para la independencia de Kosovo. El protagonista, Luka, es un adolescente de 17 años que vive con su irresponsable madre, ya que no se hace cargo de las tareas domésticas, de sus hijos, etc. Esta madre le cuenta a su hijo que su padre murió en la guerra de Kosovo cuando, en realidad, se fue con otra mujer. El protagonista forma parte de un grupo violento que frecuenta los partidos de fútbol de un equipo local. Luka se enamora de la novia de uno de los jugadores y no es correspondido y, como venganza, estrella la moto del jugador y a éste le rompe una pierna con el coche. Estando en libertad condicional, decide salir a buscar a su padre, con el que se lleva una gran desilusión. Al final, todos van al centro de la ciudad de Belgrado para destruirlo y manifestarse en contra de la independencia de su país.          
Este largometraje analiza la vida de algunos adolescentes de hoy en día a través del cine. Es una película muy realista y, según la escasa información encontrada, los actores no son profesionales. Es un retrato de la violencia juvenil moderna.           
Barbarians, en sí, me ha gustado porque da una visión muy crítica de lo que realmente está pasando en muchos lugares del mundo, y el director quiere hacernos reflexionar con ello y que, también, tengamos una visión de las distintas ideologías de las personas. Las chicas en la película se visten muy provocativas y actúan como no deberían hacerlo y los hombres se mueven exclusivamente por y para la violencia. El ambiente de la ciudad que se observa con fábricas abandonadas, ese aspecto de decadencia, ayuda a comprender la situación que se está viviendo en ese momento, cuando la sociedad ya ha perdido sus valores morales.
                                           Claudia Prendes Álvarez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que éste es un blog educativo y que debes respetar a todas las personas, ideas, etc.Por ese motivo los comentarios serán objeto de moderación.